Mi propósito | Cristina Pop
2
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

El cambio empieza por uno mismo

Desde que descubrí que lo mío era escribir y comunicar, luché como una leona por convertirme en la mejor periodista que podía ser y aprender en los lugares de referencia. Hice el Máster de Periodismo de El País y pasé por las redacciones de Televisión Española, BBC Mundo, France Presse, La Vanguardia, Código Nuevo, etc.

Pero un día miré a mi alrededor y todo eso ya no era suficiente. Internet y las redes sociales habían cambiado las reglas del juego y ya no necesitabas estar en un medio para poder comunicar. Además, dentro de mí había cada vez más preguntas del tipo ‘quién soy y qué hago aquí’ que me llevaron a hacer el Máster de Desarrollo Personal y Liderazgo.

Ahí entendí que de poco sirve quejarse de lo mal que está el mundo, como hacía yo con el periodismo, que para cambiarlo hay que empezar con uno mismo, como decía Gandhi. Empecé a ver que había personas que impulsaban proyectos para generar cambios de consciencia, socioeconómicos o medioambientales y que mi propósito era ayudarles a comunicarlos. Así que creé mi agencia de comunicación para empresas con propósito La Belepop.

Pero para ello creo que hace falta pasar por un proceso de autoconocimiento y desarrollo personal como el que yo viví. Por eso he querido compartir todas las herramientas que a mí me han servido en La Ikiguía.

La guía para encontrar tu propósito

De dónde viene (y a dónde va) Pop

Nací en una zona de Rumanía en la que el apellido Pop es de lo más común, pero cuando tenía seis años y nos mudamos con la familia a España, descubrí que podía ser objeto de bromas y, con los años, que me hacía cool. Así que me dispuse a pasearlo por diferentes ciudades europeas a ver qué reacciones suscitaba.

Mientras que en la Valencia en la que me crié me relacionaban con todo tipo de chucherías noventeras –como Push Pop o Loli Pop–, en la Barcelona a la que fui a estudiar periodismo no les impresionaba lo más mínimo porque pensaban que simplemente me apellidaba pulpo en catalán.

popy

Me llevé mi apellido de Erasmus a París y me convertí en Mademoiselle Pop con ese precioso cantar que tienen los franceses y después pasé tres grises años en Londres donde la gente había visto demasiados nombres extranjeros como para sorprenderse.

Fue un contraste con el recibimiento que tuvo Pop en Madrid, a donde fui a estudiar el Máster del diario El País, que me convertía en apta para ser invitada a cañas. Después, pasé medio año sin aspavientos en Bruselas y, finalmente, la peonza Pop dio a parar de nuevo en Barcelona y parece que ha dejado –al menos por un tiempo– la vida nómada.

Una vez que has encontrado lo que quieres hacer, es hora de comunicárselo al mundo.

Como es arriba es abajo

Si has oído hablar del ‘giro derviche’, sabrás que es un ritual sufí para dejar la mente en blanco, entrar en trance y llegar a la máxima conexión. Se hace con la palma de una mano mirando hacia arriba y otra hacia abajo simbolizando la unión entre lo divino y lo terrenal.

Para mí esto representa la forma en la que veo el mundo ya que coexisten en mí dos universos, el del trabajo personal, la conexión con la propia esencia y las diferentes dimensiones del ser, con el amor por las palabras, la tecnología y las redes sociales.

Por eso he querido representar este concepto en mi imagen gráfica, tanto en el logo como en la imagen principal. Porque siento que mi propósito es hacer que sea abajo como es arriba. Conectarme con lo profundo y hacerlo materia para que otros puedan recordar.

Más sobre mí en mi Instagram